top of page

ORQUESTAS NO MUY TÍPICAS

La palabra orquesta está relacionada con la música pues se refiere tanto al lugar específico dentro de un teatro donde suena música como al grupo de personas que la interpretan, pero casi lo primero que nos imaginamos al escucharla es una orquesta típica (de tango) o una sinfónica. En la práctica hay una multiplicidad de formas de tocar juntos, casi tantas como nos podemos imaginar, incluso si se nos ocurre una orquesta que no suene es bueno saber que también existe: es la Orquesta Nacional de Silencio.

Esta particular agrupación cuenta con trece integrantes voluntarios y un director y fundador, el compositor argentino Luis Toro quien aclaraba al intrigado público antes del primer concierto en 2017: “La propuesta gira en torno a la performance. La orquesta va a tocar sonidos, pero no es la organización del sonido lo que le da sentido al concierto, sino una equiparación entre sonido y silencio”. Podemos apreciar la defensa del silencio en la obra Pliego de Reivindicaciones de Agustín Domínguez, donde las sigilosas acciones de los artistas con textos son acompañadas por sutiles sonoridades. La potencia de silenciar, o mejor dicho, de silenciarse, trae a cuento cuestiones de los grupos humanos acerca de la dominación y el poder de unos sobre otros, de quienes hablan y hacen callar.

Tal vez ese malestar en el seno del propio grupo sea lo que mueve a tantas personas a alejarse de su patria, al punto que se ha dicho que este siglo está signado por las migraciones y su forma más extrema: los refugiados. Latinoamérica no es la excepción y numerosos grupos se desplazan hacia lo que creen son países con mejores condiciones de vida, llevando consigo sus tradiciones y su música. Fue así que, en el 2017, el director venezolano Omar Zambrano creó en Buenos Aires la Latin Vox Machine, una agrupación que en sus comienzos estuvo integrada por una treintena de compatriotas que Zambrano encontró tocando en las calles pero que en la actualidad cuenta con aproximadamente un centenar de músicos migrantes de diferente procedencia. Si bien en su repertorio hay música tradicional de los países de origen, tocan con cantantes populares y difunden obras de compositores latinoamericanos actuales, también lograron concretar un proyecto ambicioso: El principito sinfónico (2021), un musical complejo con puesta en escena, textos, cantantes, actores y música interpretada en vivo (original de Zambrano).

En estas migraciones se ponen en juego cuestiones de identidad cultural y paralelamente observamos una tendencia a la recuperación del patrimonio sonoro, musical e instrumental que compromete la tarea de investigadores, luthiers, intérpretes y compositores; en la Argentina, tal interés ha tomado la forma de una orquesta: Orquesta de Instrumentos Autóctonos y Nuevas Tecnologías, de la Universidad Nacional Tres de Febrero fundada en 2004 por Alejandro Iglesias Rossi en la dirección musical y Susana Ferreres a cargo de artes visuales y escenográficas. Se trata de un proyecto amplio que incluye el estudio de instrumentos ancestrales, las formas de hacer música precolombina, su interpretación y puesta en escena; todo esto se concreta en trabajos de investigación y en conciertos donde la gestualidad, el escenario y el vestuario están cuidados al detalle. Antara y Entonces en la escala de la tierra son un ejemplo de este trabajo. Además, esta orquesta incluye en sus presentaciones un repertorio de compositores contemporáneos interesados en este proyecto; tal el caso de Juan Pablo Nicoletti y su obra Qhapaqkunap (2014), donde pone en juego el sonido de los instrumentos aztecas, incas, mayas y moches con los instrumentos de una orquesta sinfónica tradicional a lo cual se suma el típico canto inuit y los registros en cinta magnética.

No son estas las únicas orquestas que de algún modo se salen de la formación sinfónica tradicional de organismos y teatros, pero son un ejemplo de agrupaciones musicales atentas a su entorno, pues en definitiva, la música es una actividad social.


37 visualizaciones

Comments


Entradas recientes
bottom of page