HARRY EL VAGABUNDO

27/01/2018

 “El paso verdaderamente innovador nunca puede predecirse, y ciertamente no por la persona que lo hace en el momento en que lo hace. Se aclara a medida que avanza, desarrolla sus propias técnicas, crea sus propias herramientas...” (Harry).

El peregrinaje fue una característica recurrente en la vida del músico californiano Harry Partch (1901-1974) quien vivió en China y de donde - siendo todavía un niño - su familia huyó para instalarse sucesivamente en pequeños y aislados pueblos de E.E.U.U.; vagabundeó por años durante la Gran Depresión del ’29 sumido en una gran depresión personal, aparentemente por el escaso interés de colegas y público en su música. Las circunstancias de cada derrotero en su vida fueron ocasiones propicias para desarrollar sus intereses musicales: el contacto con las expresiones artísticas orientales, la exploración sonora y del instrumental propio de cada poblado e incluso la recopilación escrita de las frases y la entonación del habla de las personas que escuchaba en los trenes por donde solía mendigar. Partch supo capitalizar esas experiencias convirtiéndolas en aprendizajes que trasladó a la composición de forma tal que la influencia de culturas orientales - el teatro griego y japonés particularmente - se evidencia en obras como el ballet “Daphne of the Dunes” (para instrumentos y cinta, 1958/67, https://youtu.be/Rc1N2jxFiQM) o en “Dos estudios sobre antiguas escalas griegas” (1946/9, https://youtu.be/1gyASBHfyIc), además utilizó desde textos poéticos del s.VIII en mandarín (“Seventeen Lyrics by Li Po” (1930-33, en https://youtu.be/HrwZCAA25as y https://youtu.be/ZqcSHd30oyE) hasta frases o graffitti anotados al pasar (Barstow 1941/3, https://youtu.be/xFhtP-OrsWo).
El mundo musical de entonces buscaba nuevos rumbos alejándose de la tonalidad, así surgen nuevos sistemas como el dodecafonismo, el serialismo, la música electrónica y las diversas formas del microtonalismo. Partch fue uno de los compositores que se inclinaron por el abandono de la tradicional escala tonal en favor de la creación de nuevas distancias entre las alturas; lo que lo distinguió del resto de sus compatriotas de la llamada “escuela experimentalista americana” fue su interés por la afinación justa (no temperada o corregida a la que consideraba de una “enorme corrupción”) dentro de la octava que plasmó en una división de cuarenta y tres intervalos. El siguiente problema que enfrentó, al igual que otros innovadores, fue con qué instrumentos tocar su música y lo resolvió inventándolos, pues se definía como “un seducido músico-filósofo en una carpintería”: a veces los diseñó con objetos cotidianos (cloud chamber bowls y kitharas) y otras con materiales de desecho (spoils of war y gourd tree with cone gongs), también adaptó instrumentos existentes a su sistema de afinación, tal el caso de cítaras, violas y guitarras, y creó varias marimbas como la bass marimba y la marimba eroica, diamond marimba, mazda y boo marimbas construidas con lamparitas y cañas de bambú respectivamente (una más extensa lista puede verse detalladamente en https://www.harrypartch.com/). Hecha la música y los instrumentos solo faltaba quién la tocara porque Partch definía su música como “corpórea”, es decir que además de la técnica instrumental los intérpretes debían comprometer todo su cuerpo en la ejecución de obras que incluían varias disciplinas artísticas (https://youtu.be/CfbcEa5sSIs); en esta línea de pensamiento heredada de la dramaturgia griega, compuso obras extensas y tal vez la más representativa sea la “Delirio de la Furia: un ritual de sueño e ilusión” (1965/6) para seis actores, cuatro cantantes y buen número de instrumentos propios, una obra integral de música, danza, técnica teatral y ritual (film original completo de 1969 en https://youtu.be/aMQ7oeIvhkA)
Volvió una y más veces sobre sus obras rescribiéndolas conforme crecía su colección de instrumentos y compuso para una orquesta completa de ellos, sostuvo ciclos de concierto y fundó su propia discográfica. En síntesis, no sólo teorizó sino que recorrió el camino del arte en el que creyó profundamente.

Imagen: http://proyectoidis.org/harry-partch/

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo
Please reload

© 2016 R Producciones Culturales

seguinos en:

  • w-facebook
  • w-youtube