Cuestiones y asuntos musicales, anécdotas, casualidades que suceden e inciden en el recorrido y la obra de un compositor. Esta es una breve guía que se irá completando a través del tiempo, apelando al oportunismo de los años y de las fechas trascendentes en el universo musical. Leticia Molinari no sólo nos invita a atravesar una galería de imágenes emblemáticas, sino también a escuchar historias que a veces suenan raro.

EL VALS, EL DANUBIO Y LOS STRAUSS.

“Los valses vieneses de Strauss” es una expresión muy popular que se sustenta en la tradicional familia de compositores austríacos que difundió los valses desde Viena hacia el resto de Europa a lo largo del s. XIX. Sin embargo no se trata de un trío de indisoluble y antigua unión, pues sus historias tienen diferentes recorridos previos a su conjunción en Austria: los valses no son vieneses, otras formas musicales nacieron en esa capital y los Strauss escribieron además en otros géneros musicales. Parece ser que los vieneses tienen la alegre tradición urbana de reunirse en tabernas y organizar fiestas, de tal disfrute son propias algunas formas musicales como las “Wienerlieder”, canciones sur

Buena música y buena comida

Dicen que… …Rossini tenía gran debilidad por el vino pero no comía las uvas, “no me gusta mucho el vino en pastillas” decía. Este músico, todavía joven y ya famoso por sus óperas, se dedicó a la cocina y a componer obras breves donde combinaba sus gustos: Picadillos románticos (https://youtu.be/-THQU2sCm3w), Tema y Variaciones (Anchoas) (https://youtu.be/ex2diQptdkM), A mi periquito (los racimos) (https://youtu.be/zgWRi4jAYEw), entre otros. Aunque vivió en el s. XIX sus óperas no han perdido popularidad y menos aún los canelones “alla Rossini”, una de sus ocurrencias culinarias que todavía hoy figura en la carta de los restaurantes: ¡Buon appetito! Texto: Leticia Molinari. Imagen: Rossini de

Entradas recientes
Archivo
Compartir

© 2016 R Producciones Culturales

seguinos en:

  • w-facebook